INFORMACIÓN PARA PACIENTES

Derechos del paciente y su familia.

1. Elegir libremente al médico o profesional de la salud así como a la institución de salud que le prestará la atención requerida con los recursos disponibles.

2. Disfrutar de una comunicación plena y clara con el médico acorde con sus condiciones que le permita disponer de información suficiente respecto a la enfermedad que padece y el procedimiento y/o tratamiento propuesto, el pronóstico y riesgos de dicho tratamiento y sus alternativas. También tiene derecho a que, sus familiares y representantes, en caso de inconsciencia o minoría de edad consientan o rechacen estos procedimientos dejando constancia ojalá por escrito de su decisión.

3. Recibir un trato digno y considerado, respetando sus creencias y costumbres, así como a expresar su opinión personal acerca de su enfermedad.

4. Que la información contenida en su Historia Clínica sea tratada de manera confidencial y secreta y que sólo con su autorización pueda ser conocida.

5. A que le presten durante todo el proceso de la enfermedad, la mejor asistencia médica disponible, pero respetando sus deseos en el caso de enfermedad irreversible.

6. Revisar y recibir explicaciones acerca de los costos por los servicios, tanto de los profesionales de la salud como de la clínica. Igualmente tiene derecho a que en caso de emergencia, los servicios que reciba no estén condicionados al pago de honorarios anticipados.

7. Recibir o rehusar apoyo espiritual, moral o religioso, de acuerdo con sus convicciones.

8. A que se respete la voluntad de participar o no en investigaciones realizadas por personal científicamente calificado. Así mismo a ser enterado acerca de los objetivos, métodos, posibles beneficios riesgo previsible e incomodidades que el proceso investigativo pueda implicar.

9. A que se respete su voluntad de aceptar o rehusar la donación de sus órganos para que estos sean trasplantados a otros enfermos.

10. Morir con dignidad y a que se le respete su voluntad de permitir que el proceso de la muerte siga su curso natural en la fase terminal de la enfermedad.

Deberes del paciente y su familia.

1. Ofrecer un trato digno, respetuoso y considerado a todo el personal de la Institución al igual que a otros pacientes y sus familias.

2. Dar información veraz sobre sus antecedentes clínicos y demás datos solicitados por el personal institucional. Seguir las indicaciones médicas y de los demás integrantes del equipo de salud, en los casos en los cuales haya aceptado el tratamiento.

3. Cuidar su salud y la de su comunidad.

4. No discriminar a persona alguna en razón de su raza, sexo condición o culto religioso.

5. Cumplir y hacer cumplir la constitución, las leyes y demás normas.

6. Conocer, ejercer y cumplir con total responsabilidad los derechos y deberes que le otorga e impone el régimen de seguridad social en salud, así como el contenido del plan adicional de salud que haya adquirido destacando, por su importancia frente a la comunidad el deber de hacer uso racional de los servicios de salud.

7. Reportar al personal de Centro cualquier situación que considere anómala o que pueda atentar contra sus derechos como ser humano y paciente.

8. Respetar las indicaciones contenidas en los folletos de información a pacientes de Centro de Control de Cáncer.

9. Dar un trato cuidadoso a los bienes de propiedad de Centro de Control de Cáncer.

10. Cancelar la cuenta correspondiente a los servicios recibidos, tanto de los profesionales de la salud como de la propia institución.

¿Qué es la Radioterapia?

El tratamiento del cáncer se basa en 3 pilares fundamentales: La cirugía oncológica, la quimioterapia (medicamentos intravenosos o tomados) y la radioterapia. Estos tratamientos pueden ser prescritos solos o en combinación, dependiendo del tumor que se quiera tratar.

La radioterapia es un tratamiento que usa dosis altas de radiación con el fin de destruir las células tumorales malignas e impedir que se dividan y se propaguen.

La radioterapia tiene dos modalidades: la radioterapia externa o teleterapia cuando la radiación se dirige hacia las células tumorales desde un equipo externa; y la braquiterapia cuando la radiación se introduce dentro del cuerpo mediante aplicadores especiales, para ponerse en contacto con las células tumorales.

La radioterapia externa suele administrarse diariamente, cinco días a la semana durante un período que puede variar entre una a ocho semanas. El tratamiento tiene una duración por sesión entre 5 a 15 minutos, aunque cuando se utilizan técnicas especiales, como radioterapia de intensidad modulada (IMRT), el tratamiento puede durar un poco más.

La braquiterapia se realiza por sesiones (entre 1 y 6) que se realizan 1 o 2 veces por semana hasta completar la dosis prescrita por su médico. Cada sesión tiene una duración aproximada de 1 hora.

¿Qué es la Simulación?

La simulación es un procedimiento que permite planificar la posición en la que será tratado el paciente, así como los accesorios que deben emplearse para garantizar que el paciente pueda tratarse todos los días en la misma posición.

En la simulación se adquieren las imágenes necesarias para planificar el tratamiento de radioterapia. Estas imágenes pueden ser tan simples como una radiografía o tan complejas como una TAC. Algunos casos se beneficiarán del uso de otro tipo de imágenes como resonancia nuclear magnética (RNM) o tomografía por emisión de positrones (PET).

En la simulación se hacen unas marcas sobre la piel para identificar el área precisa que va a ser tratada; en ciertas ocasiones, estas marcas se tatúan sobre la piel para que sean permanentes. Cuando no se realizan tatuajes, es importante conservar las marcas que le han puesto en la simulación hasta el día del inicio y luego a lo largo de todo el tratamiento.

En ocasiones en la simulación se requiere usar medio de contraste oral, intravenoso o intrarectal para poder definir mejor el tumor o los órganos sanos.

¿Cómo debo prepararme para la Simulación?

Debe traer todos los estudios que le hayan realizado para su diagnóstico, incluyendo imágenes de TAC, RNM, PET, reportes de endoscopias, rectosigmoidoscopias o procedimientos quirúrgicos. En lo posible traiga las imágenes de TAC y de RNM tanto en medio físico (placas) como en CD pues de esta manera serán más útiles para planificar su tratamiento. Si es posible pida a la institución en donde le hicieron estas imágenes que le entreguen el CD con imágenes en formato DICOM no comprimido.

La simulación tomará entre treinta minutos a una hora; durante este tiempo usted tendrá que acostarse sobre una superficie rígida y mantenerse en una misma posición hasta finalizar el procedimiento.

¿Qué va a pasar en las visitas de tratamiento?

Cuando llegue al Centro usted debe anunciarse en la recepción. Un sistema computarizado le informará a los tecnólogos que usted ha llegado y les hará un reporte de cuánto tiempo lleva en la sala de espera. Cuando sea el momento de pasar al tratamiento el tecnólogo lo llamará y le pedirá que se dirija al vestier y cambie su ropa por una bata.

Los tratamientos de radioterapia se administran de lunes a viernes desde las 6 de la mañana hasta las 10 de la noche. Usted podrá acordar en la recepción el horario más conveniente para sus citas de tratamiento según la disponibilidad que tenga el equipo.

El día del inicio se tomarán radiografías digitales o se hará un TAC para verificar que la posición es correcta para recibir el tratamiento. Dependiendo del tipo de tumor y de la técnica de tratamiento adecuada para su caso es posible que estas imágenes se hagan diariamente, día de por medio, o una vez semanal. Estas imágenes no informan acerca de su respuesta ante el tratamiento, sino que son útiles para garantizar la calidad del mismo.

Una vez que el oncólogo radioterapeuta, el físico médico y el tecnólogo hayan confirmado que usted está bien posicionado, se dará inicio a su tratamiento. Para este momento se encontrará solo en la sala de tratamiento y será monitorizado por medio de una cámara de video y un sistema de audio mediante el cual se podrá comunicar con el tecnólogo.

Durante el tratamiento debe relajarse, respirar normalmente e intentar mantener la misma posición. Es posible que el tecnólogo entre en varias ocasiones durante el tratamiento, así que intente no modificar su posición. Usted no va a sentir nada durante el tratamiento.

¿Voy a volverme radioactivo?

La radiación desaparece pocos segundos después de haberla administrado, por lo tanto usted no será radiactivo y podrá estar en contacto con niños o mujeres embarazadas posterior al tratamiento si así lo desea.

La única excepción a esta regla es la de los pacientes que reciben braquiterapia con implantes permanentes, pues en este tipo de tratamiento se introducen fuentes de radiación del tamaño de un grano de arroz dentro del cuerpo del paciente. Estas fuentes emiten una dosis baja de radiación de manera continua, así que usted puede terminar irradiando a las personas cercanas. Su médico le explicará las precauciones que debe tomar en esta situación.

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS ADVERSOS DEL TRATAMIENTO?

Efectos adversos generales

Los efectos adversos del tratamiento se pueden clasificar en agudos y tardíos. Los efectos agudos se observan durante el tratamiento y hasta dos o tres meses después de haberlo finalizado, mientras que los efectos tardíos aparecen después de seis meses de haber recibido el tratamiento. Los efectos agudos y tardíos de la radioterapia ocurren en el área irradiada; el único efecto a distancia es la sensación de cansancio que se puede extender hasta 12 meses después de haber finalizado el tratamiento.

Efectos agudos: Dependen del sitio anatómico que se esté irradiando. En el cerebro la radioterapia puede causar caída del cabello, náuseas, mareo, vómito, cambios de la piel, dolor de cabeza y visión borrosa. En la cara y el cuello se puede presentar caída del vello facial o de la cabeza, cambios en la boca, en la piel, en la garganta, dolor para tragar, dolor en los oídos, cambios en el sentido del gusto y del olfato. En el tórax caída del vello corporal, cambios en la piel, en la garganta y tos. En el seno puede causar cambios en la piel, sensibilidad e inflamación. En el abdomen la radioterapia puede causar diarrea, náuseas, vómitos y cambios en la piel. En la pelvis la radioterapia puede causar diarrea, cambios en el hábito urinario, náuseas, vómitos, caída del vello púbico, cambios sexuales y de fertilidad.

Efectos tardíos: Dependen del sitio anatómico que haya sido tratado y de la dosis que hayan recibido los órganos sanos localizados cerca del tumor; algunos efectos tardíos pueden incluir cambios crónicos en la piel, inflamación de los tejidos, infertilidad, disminución de las capacidades intelectuales o un cáncer secundario. Usted debe discutir con su doctor acerca del riesgo de tener efectos adversos según su tratamiento.

Tumores en cerebro

Caída del pelo

La caída del pelo puede ser temporal o permanente; esta ocurre solamente sobre el área que se está irradiando. El pelo se cae porque la radioterapia causa una lesión a la raíz del pelo; esta lesión puede llegar a ser permanente y el grado de lesión depende de la dosis de radiación administrada. El pelo se cae entre 2 a 3 semanas después de la primera sesión de radioterapia. Si la dosis recibida no causó un daño permanente a la raíz del pelo, este volverá a crecer en un plazo de tres a seis meses.

Cómo prevenir la caída del pelo

Antes de que se le caiga el pelo decida si lo va a cortar o lo va a conservar; con el pelo que recorte se podría hacer una peluca con su pelo natural. Si decide comprar una peluca es mejor que lo haga cuando aún tiene pelo para que esta se parezca más a su pelo natural. Tenga cuidado en escoger una que no maltrate la piel de su cuero cabelludo, pues va a estar sensible como consecuencia del tratamiento. No use secador, plancha para el pelo, hebillas, tintes, laca o gel porque pueden lastimar el cuero cabelludo o hacer que se caiga el pelo más rápido. Evite el sol y el calor directo sobre el área irradiada.

Cambios en la piel

La radioterapia puede causar cambios en la piel ubicada sobre el área de tratamiento. Estos incluyen cambios en el color de la piel, sensación de ardor, enrojecimiento, rasquiña, resequedad o en algunos casos laceraciones superficiales.

Cómo prevenir o aliviar los cambios de la piel

Báñese con agua tibia y con un jabón de PH neutro preferiblemente de avena. No exponga el área irradiada a fuentes externas de calor o frío como la plancha, la estufa o las bolsas de hielo. Su piel va a estar muy delicada durante el tratamiento así que no se depile, ni se rasque; tampoco use estropajo, desodorante o productos que contengan alcohol sobre el área irradiada. Evite la exposición solar directa o la exposición a cámaras de bronceo sobre el área irradiada durante todo el tratamiento. No utilice ningún tipo de crema antes de su tratamiento diario de radioterapia porque puede agravar las lesiones de la piel. Las cremas hidratantes o las que le formule su médico pueden ser utilizadas después de haber recibido su tratamiento diario. Usted también puede utilizar remedios caseros para aliviar los cambios en la piel: para aliviar el dolor y la sensación de calor puede utilizar el cristal de la planta de sábila sobre el área afectada; si lo desea también puede aplicarse paños tibios con agua de caléndula; estos remedios caseros deben hacerse después de su tratamiento diario de radioterapia.

Fatiga

Es el único efecto sistémico de la radioterapia. Se recomienda disminuir la actividad física y laboral. En algunos casos es posible que requiera suspender sus actividades cotidianas.

Cómo prevenir o aliviar la fatiga

Para disminuir la fatiga pida ayuda a su familia con su comida y con las tareas del hogar; intente dormir al menos ocho horas cada noche y procure tomar una siesta corta a mitad del día.

Tumores en cabeza y cuello

Caída del pelo

La caída del pelo puede ser temporal o permanente; esta ocurre solamente sobre el área que se está irradiando. El pelo se cae porque la radioterapia causa una lesión a la raíz del pelo; esta lesión puede llegar a ser permanente y el grado de lesión depende de la dosis de radiación administrada. El pelo se cae entre 2 a 3 semanas después de la primera sesión de radioterapia. Si la dosis recibida no causó un daño permanente a la raíz del pelo, este volverá a crecer en un plazo de tres a seis meses.

Cómo prevenir la caída del pelo

Antes de que se le caiga el pelo decida si lo va a cortar o lo va a conservar; con el pelo que recorte se podría hacer una peluca con su pelo natural. Si decide comprar una peluca es mejor que lo haga cuando aún tiene pelo para que esta se parezca más a su pelo natural. Tenga cuidado en escoger una que no maltrate la piel de su cuero cabelludo, pues va a estar sensible como consecuencia del tratamiento. No use secador, plancha para el pelo, hebillas, tintes, laca o gel porque pueden lastimar el cuero cabelludo o hacer que se caiga el pelo más rápido. Evite el sol y el calor directo sobre el área irradiada.

Cambios en la boca

Cuando la radioterapia se administra en la cara o el cuello puede causar cambios en la boca los cuales incluyen úlceras, boca seca, pérdida del sentido del gusto y rigidez en la articulación de la mandíbula. Algunos problemas, como las lesiones en la boca, suelen desaparecer dos semanas después de terminar el tratamiento. Sin embargo, los cambios en el sentido del gusto, pueden durar meses o incluso años. Algunos problemas, como la sequedad de la boca, posiblemente no desaparezcan nunca y la boca seca aumenta la posibilidad de tener caries e infecciones en las encías, por lo que los cuidados bucales deben mantenerse por un largo tiempo luego de haber finalizado el tratamiento

Cómo prevenir o aliviar los cambios en la boca

Usted debe visitar a su odontólogo al menos dos semanas antes de iniciar su tratamiento; él le hará el trabajo dental necesario para que su boca esté sana antes de iniciar la radioterapia. Durante el tratamiento evite comidas calientes, también evite comidas duras que puedan lesionar su boca; prefiera alimentos de textura suave como purés o papillas; consuma helado y alimentos fríos pues le ayudan a aliviar las lesiones de la boca. No consuma alcohol ni fume durante el tratamiento. Lávese los dientes, la boca y las encías después de cada comida con un cepillo de dientes de cerdas suaves, use seda dental con suavidad todos los días antes de cada cepillado, no use enjuagues bucales que contengan alcohol, si usa dentadura postiza cepíllela todos los días y limite el tiempo de uso de la misma; procure mantener la boca húmeda tomando sorbos pequeños de agua frecuentemente.

Durante el tratamiento y hasta un año después de haberlo finalizado, haga ejercicio tres veces al día con los músculos de la mandíbula abriendo y cerrando la boca 20 veces cada vez. La miel ha demostrado eficacia en la prevención de las úlceras orales causadas por la radioterapia; por lo que le recomendamos que enjuague su boca con una cucharada de miel tres veces al día y además quince minutos antes y quince minutos después de su tratamiento diario de radioterapia.

Cambios en la garganta

Cuando la radioterapia se administra sobre el cuello o sobre la parte superior del pecho, pueden ocurrir cambios en su garganta como ardor, dolor al tragar, o sensación de tener un nudo en la garganta.

Cómo prevenir o aliviar los cambios de la garganta

Evite alimentos calientes, prefiera los alimentos tibios o fríos. Consuma bocados pequeños y prefiera los alimentos preparados en forma de papillas o purés. Tome los líquidos a sorbos pequeños usando un pitillo. Prefiera los alimentos que contengan alto contenido de proteínas y calorías y procure hacer varias comidas pequeñas en el día en vez de tres comidas grandes. No consuma alcohol ni fume durante el tratamiento. Consulte a su médico si siente que la comida se le va por el “camino viejo”, si tose o si tiene la sensación de que se ahoga cuando come o bebe.

Cambios en la piel

La radioterapia puede causar cambios en la piel ubicada sobre el área de tratamiento. Estos incluyen cambios en el color de la piel, sensación de ardor, enrojecimiento, rasquiña, resequedad o en algunos casos laceraciones superficiales.

Cómo prevenir o aliviar los cambios de la piel

Báñese con agua tibia y con un jabón de PH neutro preferiblemente de avena. No exponga el área irradiada a fuentes externas de calor o frío como la plancha, la estufa o las bolsas de hielo. Su piel va a estar muy delicada durante el tratamiento así que no se depile, ni se rasque; tampoco use estropajo, desodorante o productos que contengan alcohol sobre el área irradiada. Evite la exposición solar directa o la exposición a cámaras de bronceo sobre el área irradiada durante todo el tratamiento. No utilice ningún tipo de crema antes de su tratamiento diario de radioterapia porque puede agravar las lesiones de la piel. Las cremas hidratantes o las que le formule su médico pueden ser utilizadas después de haber recibido su tratamiento diario. Usted también puede utilizar remedios caseros para aliviar los cambios en la piel: para aliviar el dolor y la sensación de calor puede utilizar el cristal de la planta de sábila sobre el área afectada; si lo desea también puede aplicarse paños tibios con agua de caléndula; estos remedios caseros deben hacerse después de su tratamiento diario de radioterapia.

Fatiga

Es el único efecto sistémico de la radioterapia. Se recomienda disminuir la actividad física y laboral. En algunos casos es posible que requiera suspender sus actividades cotidianas.

Cómo prevenir o aliviar la fatiga

Para disminuir la fatiga pida ayuda a su familia con su comida y con las tareas del hogar; intente dormir al menos ocho horas cada noche y procure tomar una siesta corta a mitad del día.

Tumores en tórax

Cambios en la piel

La radioterapia puede causar cambios en la piel ubicada sobre el área de tratamiento. Estos incluyen cambios en el color de la piel, sensación de ardor, enrojecimiento, rasquiña, resequedad o en algunos casos laceraciones superficiales.

Cómo prevenir o aliviar los cambios de la piel

Báñese con agua tibia y con un jabón de PH neutro preferiblemente de avena. No exponga el área irradiada a fuentes externas de calor o frío como la plancha, la estufa o las bolsas de hielo. Su piel va a estar muy delicada durante el tratamiento así que no se depile, ni se rasque; tampoco use estropajo, desodorante o productos que contengan alcohol sobre el área irradiada. Evite la exposición solar directa o la exposición a cámaras de bronceo sobre el área irradiada durante todo el tratamiento. No utilice ningún tipo de crema antes de su tratamiento diario de radioterapia porque puede agravar las lesiones de la piel. Las cremas hidratantes o las que le formule su médico pueden ser utilizadas después de haber recibido su tratamiento diario. Usted también puede utilizar remedios caseros para aliviar los cambios en la piel: para aliviar el dolor y la sensación de calor puede utilizar el cristal de la planta de sábila sobre el área afectada; si lo desea también puede aplicarse paños tibios con agua de caléndula; estos remedios caseros deben hacerse después de su tratamiento diario de radioterapia.

Fatiga

Es el único efecto sistémico de la radioterapia. Se recomienda disminuir la actividad física y laboral. En algunos casos es posible que requiera suspender la actividad laboral.

Cómo prevenir o aliviar la fatiga

Para disminuir la fatiga pida ayuda a su familia con su comida y con las tareas del hogar; intente dormir al menos ocho horas cada noche y procure tomar una siesta corta a mitad del día.

Tumores en abdomen y pelvis

Diarrea

La radiación lesiona temporalmente las células sanas de los intestinos delgado y grueso, por eso cuando se irradia el área del abdomen y la pelvis suele presentarse diarrea. Su médico prescribirá un medicamento para aliviar este síntoma; entretanto, usted debe reponer los líquidos que pierde mediante la toma de jugos suaves y suero hidratante.

Cómo prevenir o aliviar la diarrea

Evite las gaseosas, los alimentos grasosos o fritos, los alimentos picantes o muy condimentados, la leche y sus derivados y los alimentos con mucho contenido de fibra (papaya, piña, mango, fibra integral). También evite los alimentos que produzcan gases como los granos, habichuelas, el brócoli y los derivados de la soya. Emplee medidas caseras como reponer los líquidos perdidos con jugo de guayaba preparado en agua de arroz tostado. Coma varias comidas pequeñas en vez de pocas comidas grandes. Finalmente, cuide las lesiones que puede producir la diarrea en el ano; en lugar de papel higiénico, use una toallita húmeda para bebés o tome un baño de asiento con agua tibia.

Náuseas y vómitos

La radiación lesiona temporalmente las células sanas del estómago y de intestinos, por eso cuando se irradia el área del abdomen y la pelvis suele presentarse vómito o náuseas.

Cómo prevenir o aliviar las náuseas

Consuma alimentos fáciles de digerir; evite las gaseosas, los alimentos grasosos o fritos, los alimentos picantes o muy condimentados. Coma varias comidas pequeñas en vez de pocas comidas grandes. Coma lentamente y sin apuro. Asista al tratamiento con el estómago vacío, es decir, no ingiera nada durante dos o tres horas previas al tratamiento.

Cambios urinarios y en la vejiga

Cuando la radioterapia se administra sobre la pelvis es posible que desarrolle síntomas urinarios tales como ardor al orinar, necesidad frecuente y urgente de orinar, dificultad para empezar a orinar, incontinencia o presencia de sangre en la orina.

Cómo prevenir o aliviar los cambios urinarios

Beba al menos seis vasos de líquidos al día, evite el café, el té, el alcohol, las especias y el cigarrillo. Consulte a su médico si además de estos síntomas presenta fiebre pues puede estar cursando con una infección urinaria que se manifiesta con unos síntomas muy similares a los que se generan por el tratamiento de radioterapia.

Cambios sexuales y de fertilidad

Cuando se administra radioterapia sobre la pelvis puede llegar a causar esterilidad masculina y femenina dependiendo de la dosis que reciben los ovarios en el caso de las mujeres o los testículos en el caso de los hombres. La función de producción de hormonas de los ovarios puede verse alterada por lo que se puede tener una menopausia precoz. Otros efectos que pueden verse en las mujeres son dolor al tener relaciones sexuales, acortamiento vaginal y disminución de la lubricación vaginal. En los hombres pueden incluir la impotencia. No todos los tratamientos que se administran en la pelvis producen estos efectos por lo que usted deberá discutir estos aspectos con su médico.

Cómo prevenir o aliviar los cambios sexuales o de fertilidad

Discuta con su médico si cree que va a querer tener hijos después de la radioterapia porque si ese es su deseo se pueden conservar óvulos o semen antes de iniciar el tratamiento. Mantenga relaciones sexuales en una posición que le resulte cómoda y que no le genere dolor; utilice lubricantes en caso de ser necesario. Pregúntele a su médico si está bien mantener relaciones sexuales durante el tratamiento. Para prevenir la estrechez vaginal se puede usar un dilatador vaginal; pregúntele a su médico dónde conseguirlo y cómo usarlo.

Cambios en la piel

La radioterapia puede causar cambios en la piel ubicada sobre el área de tratamiento. Estos incluyen cambios en el color de la piel, sensación de ardor, enrojecimiento, rasquiña, resequedad o en algunos casos laceraciones superficiales.

Cómo prevenir o aliviar los cambios de la piel

Báñese con agua tibia y con un jabón de PH neutro preferiblemente de avena. No exponga el área irradiada a fuentes externas de calor o frío como la plancha, la estufa o las bolsas de hielo. Su piel va a estar muy delicada durante el tratamiento así que no se depile, ni se rasque; tampoco use estropajo, desodorante o productos que contengan alcohol sobre el área irradiada. Evite la exposición solar directa o la exposición a cámaras de bronceo sobre el área irradiada durante todo el tratamiento. No utilice ningún tipo de crema antes de su tratamiento diario de radioterapia porque puede agravar las lesiones de la piel. Las cremas hidratantes o las que le formule su médico pueden ser utilizadas después de haber recibido su tratamiento diario. Usted también puede utilizar remedios caseros para aliviar los cambios en la piel: para aliviar el dolor y la sensación de calor puede utilizar el cristal de la planta de sábila sobre el área afectada; si lo desea también puede aplicarse paños tibios con agua de caléndula; estos remedios caseros deben hacerse después de su tratamiento diario de radioterapia.

Fatiga

Es el único efecto sistémico de la radioterapia. Se recomienda disminuir la actividad física y laboral. En algunos casos es posible que requiera suspender sus actividades cotidianas.

Cómo prevenir o aliviar la fatiga

Para disminuir la fatiga pida ayuda a su familia con su comida y con las tareas del hogar; intente dormir al menos ocho horas cada noche y procure tomar una siesta corta a mitad del día.

Tumores en extremidades

Cambios en la piel

La radioterapia puede causar cambios en la piel ubicada sobre el área de tratamiento. Estos incluyen cambios en el color de la piel, sensación de ardor, enrojecimiento, rasquiña, resequedad o en algunos casos laceraciones superficiales.

Cómo prevenir o aliviar los cambios de la piel

Báñese con agua tibia y con un jabón de PH neutro preferiblemente de avena. No exponga el área irradiada a fuentes externas de calor o frío como la plancha, la estufa o las bolsas de hielo. Su piel va a estar muy delicada durante el tratamiento así que no se depile, ni se rasque; tampoco use estropajo, desodorante o productos que contengan alcohol sobre el área irradiada. Evite la exposición solar directa o la exposición a cámaras de bronceo sobre el área irradiada durante todo el tratamiento. No utilice ningún tipo de crema antes de su tratamiento diario de radioterapia porque puede agravar las lesiones de la piel. Las cremas hidratantes o las que le formule su médico pueden ser utilizadas después de haber recibido su tratamiento diario. Usted también puede utilizar remedios caseros para aliviar los cambios en la piel: para aliviar el dolor y la sensación de calor puede utilizar el cristal de la planta de sábila sobre el área afectada; si lo desea también puede aplicarse paños tibios con agua de caléndula; estos remedios caseros deben hacerse después de su tratamiento diario de radioterapia.

Fatiga

Es el único efecto sistémico de la radioterapia. Se recomienda disminuir la actividad física y laboral. En algunos casos es posible que requiera suspender sus actividades cotidianas.

Cómo prevenir o aliviar la fatiga

Para disminuir la fatiga pida ayuda a su familia con su comida y con las tareas del hogar; intente dormir al menos ocho horas cada noche y procure tomar una siesta corta a mitad del día.

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH